3/17/2014

La libertad natural del hombre y su autorealización: Un obstáculo para sí misma.





La libertad natural del hombre y su autorealización: 
Un obstáculo para sí misma.
por: M. Alan Valdivia García

“No sólo de pan vive el hombre” - Deuteronomio 8



     El sexo, el  dinero, el amor y  el éxito al confirmar la teoría inflacionaria del origen del universo (#Andrei Linde) , son sólo algunos satisfactores de las necesidades humanas, fisiológicas, de seguridad, de afiliación y de reconocimiento, respectivamente, que forman las bases de la autorrealización humana, en un orden jerárquico. De estas bases es natural buscar expandir nuestros límites en el sentido siguiente

Cada vez buscamos más, en calidad y abundancia, de estos satisfactores, ya sea por necesidad o por placer, siempre y cuando la existencia de una de ellas no interfiera con la de lo demás, a menos que el individuo pueda prescindir de este hecho.

     Así pues, la satisfacción de estas necesidades le permite al ser humano aspirar a estados de equilibrio (inestables) siendo “la felicidad” correspondiente al fin último (en concordancia con el pensamiento griego).

“Felicidad, felicidad yo la perdí un año atrás” – Felicidad | Los Iracundos

     Jamás he escuchado a alguien que se harte de tener demasiado (aunque seguro habrá sus excepciones). Sería muy difícil encontrar personas que juren haberse fijado un límite para los satisfactores correspondientes que le pueden permitir alcanzar la autorrealización, dentro de los argumentos previamente expuestos.

     Analizando la dependencia de la felicidad con la libertad, es evidente (y por evidente me refiero a que seguramente no lo es), que en general, el hombre necesita ser libre para poder aspirar a la felicidad de la que tanto hablaba Aristóteles.  Y si bien, es completamente cierto que cada vez buscamos ser más felices, ¿buscamos ser cada vez más libres?

“This is freedom?” –Shinji | Evangelion Ch 26



Shinji (OFF)- “It's a world of freedom, where there's nothing restricting you.” 
Shinji :“This is freedom?”


     En el anime evangelion (#SpoilerAlert),  el protagonista se convierte en Dios de un universo vacío que con su omnipotencia y voluntad sería capaz de modificar. Este Dios no se siente bien al experimentar esa infinita libertad por lo que decide agregar “una línea” en su entorno, ahora es capaz de distinguir entre un lado y otro de la línea,  derecha e izquierda, arriba y abajo si así lo desea, pero no es suficiente. Eventualmente decide incluir cada vez  más “restricciones” a su universo, llegando a incluir a otros individuos con el argumento de que puede saber el “¿Quién soy?” sabiendo quién no es él, hasta que reconstruye el mundo del que partió inicialmente alcanzando su autorrealización.
               
     La idea es, que expandir los límites de nuestra libertad no contribuye a nuestra autorrealización (aunque su ausencia a ciertos niveles puede obstaculizar la satisfacción del resto de nuestras necesidades), sí no que es en sí mismo un obstáculo a la misma libertad.



“A man chooses, a slave obeys” - Andrew Ryan | Bioshock


     Viendo a la libertad desde el punto de vista de la toma de decisiones, podemos imaginar el siguiente experimento. Imaginemos que se le pregunta "¿Serias tan amable de..." (#Biochock)  elegir un número entero entre 0 y 10? Seguramente habrá quien elija el 1, o el 2, 3, 5, 8 (#Fibonacci) o algún otro número, cada quién con una posible justificación, y seguramente mostrando una distribución más o menos uniforme, si repetimos el experimento ahora limitados entre 0 y 100, entre 0 y 100 000 y así sucesivamente hasta que, la probabilidad de elegir cualquier número de manera aleatoria sea nula empezaremos a notar que esta libertad de elección total limita nuestro actuar en la toma de decisiones,  y seguramente seguiremos eligiendo como si sólo estuviéramos limitados en un intervalo concebible y finito. Nos hemos impuesto este obstáculo a fin de tener una “libertad efectiva” y no así una “libertad absoluta”.


     Así pues, parece ser que desde la perspectiva individual estamos más interesados en determinar y fijar nuestros límites de la libertad que en expandirlos, ya sea de manera consciente o inconsciente pero no parece natural tratar de ser cada vez más libres.


Autor: Marco Alan Valdivia García

contacto:

Facebook: www.facebook.com\valdiviagm
Twitter:  @valdiviagm
e-mail:   valdiviagm@outlook.com



3/15/2014

Consejos para el estudiante Universitario

Consejos para el estudiante Universitario

por: Juárez P. Juan Jesús.
  

  La metatesiofobia se define como  un persistente, anormal e injustificado miedo a los cambios. Y aunque no todas las personas conocen (o puedan padecer al 100% este trastorno de la salud emocional) es un hecho que en algún y/o algunos momentos de nuestras vidas “doña metatesiofobia” nos visitará y nos hará pensar más a fondo que es lo que queremos y hacia dónde vamos.

   Específicamente en el área académica es donde muchas veces tenemos estos miedos e inseguridades y más aún en el segundo en el que te das cuenta de que ya serás un universitario y la cómoda rutina a la que estabas tan acostumbrado tendrá muchas alteraciones.   
    Por lo anterior comparto algunos consejos (sin ningún orden particular) que pueden ser útiles (para quienes vivirán solos, sin un familiar pues). 




Ponte a estudiar: Esto suena muy obvio pero ahora que eres universitario es tu prioridad. Tanto en el campus como en la ciudad habrá distracciones y complicaciones de todo tipo y tamaño (fiestas, dinero, muchach@s, tiempo, etc.), y como bien dicen los padres: “tu única responsabilidad es estudiar”. Pero claro, no se puede generalizar en que todos los universitarios únicamente estudien, pero ese es tema aparte.  




 
Sé responsable: Se debe tener este valor para poder cumplir con las obligaciones, ya sean académicas, laborales o sociales. Por ejemplo, el que es responsable lleva a cabo sus tareas con diligencia, seriedad y prudencia porque sabe que las cosas deben hacerse bien desde el principio hasta el final y que solo así se saca verdadera enseñanza y provecho de ellas.

 Encuentra hogar: Ya sea que rentes una casa, un cuarto o un departamento, estarás obligado a necesitar de un espacio donde salvaguardarte de las inclemencias del clima y poder realizar tus deberes escolares fuera del salón de clases. Así que se debe de pensar en este aspecto desde el momento en que decides estudiar fuera de tu lugar de origen.
         
Sigue en contacto: Es normal sentir un poco de melancolía por no poder frecuentar tan seguido a tu familia y amigos, pero no lo vuelvas el problema más grande en tu vida, siempre puedes estar en contacto con ellos utilizando tu teléfono celular o el internet.
 
Aprende a cocinar: No sólo de amor vive el hombre (o sopas instantáneas) y a menos que goces de una abundancia económica (ya que es muy caro comer siempre fuera de casa), es muy recomendable conocer lo básico de preparar tus alimentos, ahorraras un extra y además tendrás un control en cuanto a  los grupos alimenticios de tu ingesta. Dato extra: es de lo más recomendable tener una despensa para los “tiempos difíciles”.
 
Arregla tu casa: Nunca está de más saber una o dos cosas de plomería o electricidad. Las goteras en el baño son comunes y generalmente no son muy complicadas de darles mantenimiento. Existen muchos video-tutoriales de como reparar estos problemas caseros.










 
Administra tu dinero: Esto puede llegar a limitar a muchas personas y es cuando preferirías no cargar con tantas responsabilidades. Transporte, cuotas escolares, renta, servicios del hogar, comida, copias, libros… en fin, si aún dependes económicamente de tus padres y no pueden solventar estos gastos siempre está la opción de buscar un empleo de medio tiempo o de fin de semana, hay muchas opciones de trabajo, el truco es buscar y no desanimarse si no te aceptan a la primera.   
 










Trabaja en equipo: El ser humano siempre necesitará de otros y los trabajos o proyectos multidisciplinarios están a la orden del día, siempre es bueno relacionarse con otros compañeros de tu escuela y por supuesto, con compañeros de otras áreas académicas.



Los puntos tratados anteriormente son en base a experiencias de amigos, conocidos y propias; recopiladas a lo largo de varios meses y algunas cervezas. 



contacto: 
twitter: @zussoloso

3/06/2014

A brief introduction to an ambitious topic




WE HAVE A DREAM:

Por: M. Alan Valdivia G.



“Vive cada día como si fuera el último”

        A la fecha de la publicación de este post, se estima que la población mundial asciende a la exorbitante cantidad de  7 217 792 500 habitantes (Siete mil doscientos diecisiete millones, setecientos noventa y dos mil quinientos habitantes),  según la página worldometers.info, donde se actualizan en tiempo real este tipo de datos. Es difícil visualizar esta cifra, y aún más difícil, concebir sus implicaciones.  Tan sólo a la luz (después de un “cálculo de servilleta”), le tomaría poco más de 10 segundos  recorrer una fila de toda la población habiendo “tomado distancia” (algo así como una brazada de separación), y si bien seguimos vivos (aunque todo parece indicar que al borde de una moderna versión de la “catástrofe Malthusiana”),  es natural preguntarnos si lograremos mantenernos con vida, al menos para ver a DiCaprio ganarse un óscar. Pero, ¿por qué esto es un problema?

“Más vale viejo conocido que nuevo por conocer”

        En la naturaleza, la selección natural (descrita por Darwin en “El Origen de las especies”, 1859) actúa como control poblacional, no vemos especies sobre pobladas como la nuestra por lo que nos hemos preguntado cuándo se salió de control nuestro crecimiento. En el año de 1792 se publica “El contrato social” por Jean-Jacques Rousseau en donde describe cómo el hombre acepta vivir en sociedad aspirando así a los beneficios que de ésta emanen.  Durante la revolución industrial logramos producir satisfactores que permitirían el aumento de la longevidad humana. Producto de éstas etapas, creímos que dejar el estado natural no sería un problema mientras pudiéramos producir los satisfactores de acuerdo al tamaño de la población, y, considerando que nuestros recursos y los medios de producción definen un límite para la producción y considerando que el progreso implicó evitar pedirle opinión a la selección natural,  ¿dónde queda el límite para nuestro crecimiento?  Gracias a los avances de la medicina, al procurar preservar la vida, comenzamos a “decidir” quién podía vivir, pero …

“This is usually the part where people start screaming.” –Sylar: Heroes: 0.07%

        En la serie “Heroes”, durante el episodio 0.07%, el “villano” explica porque el 0.07% de la población mundial, equivalente a las personas que habitan NY, deben “desaparecer” (esperando que las comillas suavicen la sugerencia) con el objetivo de salvar al resto. Si bien ésto cae dentro de la ficción, no podemos simplemente ignorar sus implicaciones. ¿Tenemos que tomar una decisión?, Si bien hemos de no optar por no hacerlo, ¿Cuál sería el “caso default”?

“Al buen entendedor, pocas palabras”
                
        Retrocedamos un momento. Érase una vez una sola clase Z. Con el tiempo se vuelve sociedad y por razones que van más allá de esta explicación se dividió en  A y B, A tiene los medios de producción y la riqueza, B los trabaja y produce satisfactores. La población aumenta y se requiere producir a una tasa superior, nace C, la clase que mejorará, usando la riqueza de A, los medios que trabaja B aumentando así la producción. Eventualmente C logra prescindir de la clase B para la producción de los satisfactores que A y C requieren. ¿Qué sucederá con B?     
                
        La idea de las máquinas reemplazando al hombre en el sector laboral es seguramente más vieja que la llegada de la máquina de vapor  de James Watt y si bien un “Elysium” no esté a la vuelta de la esquina es  evidente que es la dirección que la civilización está tomando. ¿Será que este es el escenario que hemos elegido por omisión?

Bienvenido a “Nerdnia”



        
        Aunque no tengamos una separación geográfica como en la mencionada cinta (espacial, pues), sí lo estamos separados en varios aspectos. Hace algún tiempo, recuerdo haber escuchado un comentario interesante (de cuya fuente no logro acordarme) acerca de la paulatina extinción de las naciones y el dominio de las corporaciones en el mundo, de tal suerte que las ciudanías pasarían a ser sustituidas afiliaciones a empresas “trasnacionales”. Si bien no logro imaginarme a los “Coca-cola-rnianos” o a los “Microsoft-tecos”, sí puedo imaginar los posibles daños a la civilización, claro si antes no terminamos matándonos los unos a los otros.

        Dicho esto, parece buen momento para señalar culpables, pero lamentablemente no tenemos tecnología suficiente parar manufacturar un espejo del tamaño del mundo después de todo. Aun así me atrevería a pensar que se trata de un problema de concepto.

“Hay más felicidad en dar que en recibir” Jesús: Hechos 20:30
                
        Con el fácil acceso a la información por medio de internet es común encontrar a todo tipo de “expertos” dentro de las redes sociales (#TheGoogleEffect, de tarea), en particular hablamos sobre lo mal que está  la economía mundial  refiriéndonos a la crisis, la devaluación de las monedas, la inflación llevándonos la delantera, la conspiración detrás de la captura de #ELChapo, pero  ¿qué es lo que entendemos por economía?.  En una simplificación para tratar de explicar el concepto de alguna manera, la economía es, por razón de ser, quién procura satisfacer las necesidades del ser humano y es esta (en mi humilde opinión) la clave.

                La economía procura satisfacer las necesidades humanas, y no así, las comodidades

“No siempre obtienes lo que quieres” – Dr. House: Ch 1, S1 citando al filósofo Jagger


        No, no siempre obtienes lo que quieres, pero al esforzarnos podemos conseguir lo que necesitamos. Una economía fundada en este principio eventualmente podría llegar a conseguir satisfacer las comodidades humanas, pero no antes. Y yo, sueño con ese día (o noche, quizá llegue de noche), pero nunca ha sido el trabajo de un solo hombre. 


M. Alan Valdivia G.
@valdiviagm